Slim Legs son unos nuevos pantalones reductores que se adaptan perfectamente al cuerpo.

Funciona con un método de presión alterna, con lo que se consigue incrementar el riego sanguíneo en los lugares exactos donde se desea bajar de peso.

Proporciona un masaje que moviliza las grasas de glúteos, caderas y piernas. Combinado con ejercicio cardiovascular 2-3 veces por semana con sesiones de 30 a 40 minutos, los resultados están garantizados.