Cuando hablamos de natación para bebés, nos estamos refiriendo a la adaptación al medio acuático en edades tempranas. La estimulación acuática va mucho más allá de la enseñanza de la natación como medio de desplazamiento. Se define como una actividad juego-placer-estímulo-experiencia-afectividad.

No es sólo eso, sino también los diferentes beneficios psicomotrices, sociales y cognitivos que aporta sobre el bebé y que detallamos a continuación Guardar
- Aumenta el coeficiente intelectual. Está demostrado que los bebés que han hecho natación los 2 primeros años de vida desarrollan una percepción mayor del mundo que los rodea, por lo tanto ya están aprendiendo a ser más creativos y observadores. El agua estimula la capacidad de juego del niño y este hecho repercutirá muy positivamente en aprendizajes futuros. Una gran cantidad de estudios han demostrado que la estimulación prenatal parece tener un efecto favorable sobre la inteligencia y el coeficiente intelectual (CI).
- Desarrollo psicomotor. El bebé está en el agua la posibilidad de moverse con más libertad y continuidad de movimientos.
- Ayuda al bebé a relajarse. Porque elimina la tensión nerviosa y el estrés
- Ayuda al sistema inmunológico.
- Mejora y fortalece la relación afectiva y cognitiva entre padres y bebé.
- Desarrolla las habilidades vitales de supervivencia.
- Fortalece el sistema cardiorespiratorio. La natación fortalece el corazón y los pulmones.
- Ayuda al bebé a sentirse más seguro. Desde el aspecto psicológico, el niño aprende a conocer el agua. El dominio de este medio le va dando seguridad e independencia.
- Desarrollo del aparato osteomuscular. Incrementa el rendimiento muscular, la movilidad y rapidez.
- Ayuda a la movilidad de la caja torácica. La presión del agua sobre la caja torácica ayuda a la potenciación de la musculatura respiratoria, además la humedad existente en la piscina favorece la eliminación de mucosidades.
- Mejora la mobilidad intestinal y aumenta el apetito.
- En niños hiperactivos ayuda a conseguir la relajación y el sueño.
- El niño se siente protagonista de los juegos y actividades que estimula y aumenta la creatividad.
- Ayuda a conseguir un correcto esquema corporal. El factor hidrocinètic del agua provoca una mejora de la propiocepción y de la sensibilidad que conllevará una mejor coordinación y equilibrio.
- En niños con hipotonía ayuda a mejorar el tono debido al factor hidrodinámico que permite una tonificación muscular en el desplazamiento en el agua.
Las más importantes son las siguientes:

Enfermedades infecciosas e inflamatorias, enfermedades cardiovasculares, enfermedades otorrinolaringológicas, enfermedades cutáneas, infecciones locales o heridas abiertas, epilépticos, hidrófobo acentuadas